Actualización IABSM – MiniPalmeras 6mm

¡Muy güenas!

Pues en estos días, en los que ha habido de todo un poco (olas de calor, viajecillos, mucho frikeo, enfermedad…), he ido haciendo una serie de avances:

  • Pintado de miniaturas: a falta de terminar los 2-pdr y ultimar las peanas de infantería, todos los integrantes de la batalla introductoria están listos para combatir 🙂
  • Escenografía variada: he aquí el punto fuerte de hoy, ¡la miniescenografía! Como ya conté en la publicación anterior, dispongo de unas casitas de papel y quería ponerme a hacer unos muretes, o unas dunas o… algo. Y, como siempre, dejé de lado estas ideas tan trabajads y decidí dos cosas: estrenar mi cortadora de poliestireno y hacer tres pruebas tontas, y craftear unas palmeras.

Para la estrenar la cortadora, decidí hacer algo sencillote, como unas colinas con precipicio. Escogí poliestireno expandido, que se utiliza principalmente en embalaje (de hecho, es recuperado de un paquete de mensajería). El principal problema que he encontrado es que hay que ser relativamente cuidadoso para no arañarlo y romperlo en millones de bolitas. TheTerrainTutor tiene una serie de tutoriales buenísimos sobre este tipo de materiales y cómo trabajar con ellos.

Total, que corté cuatro trozos, tracé una diagonal y dejé una zona plana para poder situar miniaturas encima. No tengo fotos del proceso porque fue cosa de un tarde de improvisación. Luego hice una elegante mezcla de cola blanca y tempera negra para imprimarlo (la mayoría de los imprimadores en spray atacan al poliestireno), y quedó majete:

Despúes, le di un toque de pintura, primero con un spray que compré en el proveedor asiático para tal uso, pero al ser pintura satinada, deja un efecto extraño.
Pero bueno, bastante contento con el resultado final, aunque haya mucho que mejorar (como tamaño, altura de la colina, área de la parte plana…).

En cuanto a las palmeras, eso sí que fue un proyecto más pensado. Aunque al principio traté de calcular la altura de una palmera media, convertirlo en la escala adecuada… Al final hice una conversión rápida muy de andar por casa y opté por hacer palmeras de distintos tamaños, entre los 2 y 3 cm de altura. Corté cuatro segmentos de alambre fino (suministrado por el proveedor asiático también), los junté y enrollé. Como base, aunque iba a utilizar cartón, al final me decanté por peanas sobrantes del coleccionable de El Señor de los Anillos de la GW de hace unos años, suavizando las uniones con masilla y añadiendo alguna tontería (como, por ejemplo, un tanque Matilda II).

Una de imprimación negra después, empecé a pintar los troncos con la vieja receta de “Marrón quemado + Marrón bestial para las luces”.

Y la parte divertida: las hojas. Pensé mil formas distintas, pregunté a gente, conocidos… Hasta que se me ocurrió hacerlas con papel cebolla/pinocho y recortarlo… El resultado queda muy muy graciosete.

Repitiendo el proceso con tooooodas ellas…

¡Tadá!
Faltaría terminar la base con arena y algún arbustillo y a jugar!

Pero volviendo a la parte de autocrítica:

  • Cuatro ramas son pocas ramas, posiblemente mejore añadiendo una quinta y, tal vez, también una sexta (pruebas incoming!).
  • Aunque el resultado con las peanas de GW es bueno, no permite poner más de tres árboles juntos en línea, siendo poco natural. Aunque tampoco me imagino un “bosque de palmeras”, probablemente pruebe con cartón y haga una peana mayor con cuatro o cinco.
  • En este caso utilicé papel cebolla, y quiero probar con un papel de mayor consistencia, porque se hace complicado trabjar con un material tan fino.

 

Y hasta aquí el pescado vendido de hoy. En otro orden de cosas, estoy repitiendo pruebas con goma EVA para hacer un “tablero de batalla”, aunque estoy orientándolo más a la creación de campos de cultivo, caminos, muretes…

¡Más en próximas actualizaciones!
¡A jugar!

 

Resurrección y proyecto

Pues aquí estoy, después de eones y eones desaparecido por culpa de la vida y sus obligaciones

En este tiempo no he colgado nada porque sólo he podido dedicarme a pequeños apaños, soluciones rápidas, pintados express… Pero iré colgando un par de cosas, como los asteroides que monté para X-Wing con las burbujas de las cajas con contenido frágil.

Por otro lado, llegó a nuestras manos el juego LOAD, una especie de LoL de tablero, que habíamos pedido por KickStarter, así que no descarto preparar una pseudo review cuando logremos terminar una partida (y leernos bien las reglas).

Pero right meow, el proyecto al que voy a dedicarme me devuelve al rango de 6mm, concretamente a la Segunda Guerra Mundial, en tierras africanas.

La Batalla de Ad-Datra

Con la idea de probar el sistema “I ain’t been shot, mum (IABSM)”, the TooFatLardies, quiero preparar una especie de partida introductoria con las unidades justas y necesarias para hacerla divertida, entretenida y asequible. Ya nos complicaremos si gusta.

¿Por qué IABSM?

Pues es una buena pregunta, pero básicamente el sistema de cartas que emplea para controlar el turno y la secuencia de acciones me gustó, me parece una idea nueva y muy atractiva con la que representar el caos y aleatoriedad de la guerra. De la misma manera, el sistema de ciegas puede dar lugar a mucho juego y diversión.

Además, vamos a darle el toque absurdo, salao y gracioso que nos caracteriza, rebautizando las cartas y poniendo los nombres que nos dé la gana. Aquí hemos venido a jugar, al fin y al cabo.

¿Unidades justas?

Una de las pegas que le veo a IABSM de cara a empezar a jugar es la inexistencia de “sistema de puntos” para la creación de ejércitos, en base a que las batallas son las que son y los generales no comparan sus ejércitos antes de luchar. Para la representación de batallas reales está muy bien, pero se hace difícil para preparar enfrentamientos, digamos, equilibrados. Por supuesto, en los distintos suplementos de teatros específicos se pueden encontrar escenarios preparados, pero ya hablamos de comprar cada uno de los libros, o al menos decantarte por uno.
Total, que echando un ojo por internet, encontré una propuesta interesante en The Miniatures Page (http://theminiaturespage.com/). Ante una pregunta similar a la que yo mismo me hacía, “Last Hussar” planteaba una batalla a pequeña escala (relativamente hablando) de ataque a un puesto defensivo de la siguiente forma:

TMP_Escenario

Como en esta partida quería minimizar las complicaciones, retiré el Forward Observer (FO) y la batería de artillería. Aunque medité sobre reducir el número de tanques disponibles para el atacante (¡Cuatro me parecen muchísimos!), decidí no recortar más en el bando alemán, si bien aumenté el número de líderes ingleses para darles un poco de versatilidad. También reduje el número de ciegas por bando a 3-4, ya que tampoco tenemos muy claro su funcionamiento en juego.

Conclusión, la cosa quedaría de la siguiente manera:

Defensores (británicos, en nuestro caso)

  • Pelotón de rifleros (unos 30 hombres + arma pesada).
  • Dos cañones antitanque 2-pdr (AT).
  • Big Man II (líder de pelotón).
  • Big Man I (NCO, líder artillero).

Atacantes (fuerzas de las DAK)

  • Tres pelotones de infantería (cada uno, 30 hombres + arma pesada)
  • 3-4 tanques PzII.
  • Big Man II (líder tanquista).
  • 3 Big Man II (líder de pelotón).

Bien es verdad que no se parecen demasiado entre sí (lo reconozco), pero creo que para empezar está bien.

La idea es reservar una tarde y lanzar una partida, ver qué tal se desarrolla y, una vez terminada, repetirla cambiando los papeles.

Cosicas a considerar

  1. Miniatureo – A día de hoy, sólo tengo pintados 3 PzII, 5 secciones de infantería alemana, 4 secciones de rifleros ingleses (si las represento con peanas de 4 minis) y… ya. Tendría que pintar el resto de secciones alemanas, decidir si completo secciones (con 2 peanas de 4 miniaturas cada sección, vaya), los cañones AT, las armas pesadas y los Big Men.

 

  1. Escenografía – Comienza lo divertido. Encontré en una web muy salá unos recortables de casas de adobe que van de fábula con esta batalla, por lo que el momento “pueblo” estaría solucionado. Me gustaría poder hacer, además, unas cuantas palmeras, dunas, muretes… Para llenar la mesa.

Y todo esto en dos semanas…

¿Me dará tiempo?

Intentaré ir subiendo mis progresos al blog al menos (al menos…) una vez a la semana.

Y ahora…

 

¡A jugar!

Follaje 6mm – Notas de escalado

Y de nuevo varias semanas sin postear… Lo peor no es eso, lo peor es que significa varias semanas sin poder hacer prácticamente nada!!! He tenido liado los findes con viajes, cumpleaños (el mío incluido), una boda…

Pero hago lo que puedo, y he recuperado un micro-experimento que estuve realizando no hace demasiado y tenía guardado en la recámara y que, leyendo el otro día el blog ngauge.es , un modelista y wargamero y pionero/explorador en la impresión 3D que conocí por twitter (ya ha merecido la pena meterme en el lío), me dio qué pensar.
La entrada es http://ngauge.es/content/el-abc-de-la-impresion-3d-hoy-repasamos-la-ley-fundamental-del-modelismo-las-escalas-se , y hacer referencia al cambio de escalas, la inexistencia del botón mágico “autoescalado” y otra serie de detalles en los que no solemos pensar.
Uno de los comentarios que más me llamó la atención fue, al hablar de escalas pequeñas, que las proporciones orginales llegan a perderse. La razón básica, como explica el blog, es la imposibilidad de hacer detalles tan finos a la par que resistentes, pero creo que también hay otra razón, tal vez más “estética”: las minis de 6mm son realmente pequeñas.

Y cuando digo realmente pequeñas, digo REALMENTE pequeñas

Parece una obviedad, pero llega un momento en el que tienes que plantearte una decisión importante: si quieres ser realista o quieres que algo quede bien/vistoso/acorde. Por ejemplo, la diferencia real entre el grosor de la cabeza de un militar y el casco puede ser, digamos, de 5 cm en el mundo real. Esa diferencia, a escala 1:300 (Heroic&Ross), se convierte en la increíble cantidad de 0,16mm (si he hecho bien el cálculo). Que levanten la mano los que puedan diferenciarlo…

La conclusión a la que quiero llegar con esto es que no queda otra que exagerar ciertos detalles para dar personalidad y un efecto vistoso a la miniatura. La marca ADLER lleva esta teoría al extremo, creando muñecos cabezones muy salaos.

Resultado de imagen de adler miniatures 6mm
Sacada de CoolMiniOrNot, nótese el tamaño del cabozo…

 

El caso (y ya voy al grano) es que, lo que parece que tiene sentido a gran escala, no da buenos resultados a pequeña escala. Por eso, de cara a preparar y decorar las bases de las minis para la batalla, me he encontrado varios fiascos, y es que el césped electrostático que da tan buen efecto a mis orcos de 28mm sumerge a mis tropas de 6mm en un campo de arroz.

Hasta que descubrí (gracias a redtrombone) una especie de “espuma” que iba de perlas: podías controlar el tamaño de grano, pegarlo con facilidad, y lo más importante: daba el pego.

Pero empezó a acabárseme el sobre del que disponía (aún me queda, pero me gusta ser autosuficiente para estas cosas). Y decidí tratar de averiguar cómo hacerme con un cargamento.

Ahora sí, comienza el micro-post xD

  1. Encotré el material de partida en un estropajo de color verde del que íbamos a deshacernos y saqueé la caja de herramientas hasta hacerme con la lima del poder.

 

 

  1. Limando suavente, fui desbastando la zona espumosa hasta conseguir los fragmentos que se pueden ver en la imagen.
Importantísimo trabajar sobre periódico o papeles para evitar apocalipsis espumil.

Por lo que estuve experimentando, cuando más violentamente/deprisa se desbaste, menor es el control que se tiene sobre el tamaño de los pedacitos que se obtienen, así que compensa tomarse tiempo en ir poco a poco.

El efecto final en las miniaturas me encanta, da la impresión de ser un matojo en el campo de batalla, y de cerca tampoco queda nada mal.

También me sirvió para decorar unos setos que estuve preparando hace ya…

Probé también con papel de lija, pero al ser el grano muy pequeño me pulverizaba la esponja, dándome un resultado para nada satisfactorio, y no se podía trabajar con ello.

Por otro lado, también rescaté una esponja amarilla y una pelota de gomaespuma roja. Los resultados son similares, y la idea es tener vegetación desértica para el caso de la esponja amarilla, y vegetación sci-fi si al final mi intento de hacerme con minis de Epic o sucedáneos da sus frutos…

Aunque pensaba colgar el proceso de pintado del Crusader (GHQ) y del Universal Carrier (H&R) en otra entrada, os dejo fotillo de cómo queda la esponja amarilla.

No deja de ser gracioso que, justo cuando estaba acabando de preparar esta entrada (llevo como un mes esperando a tener tiempo libre para ello) ScratchAttack ha sacado un video de los suyos haciendo TURF casero. ¡Unos grandes, sí señor! Os dejo el link justo aquí.

Y hasta aquí puedo leer, siento que haya sido un poco corto y tan espaciado en el tiempo, pero es lo que hay.

¡A jugar!

¡Sigo vivo!

Parece que no, pero sí, aquí sigo!

He tenido esto un poco abandonado por varias razones:
1. Pico de trabajo de cara a la tesis y japonés (lengua del averno, por cierto), así no se puede sacar tiempo para nada…

2. Pico de sociabilidad, cenas, comidas, salir en general… Ojo, no me quejo, me encanta tener a gente ahí, y disfruto muchísimo (de hecho, es prioritario 😀 )

3. He perdido las fotos del siguiente proyecto que quería colgar (preparación de material DIY para basear minis, concretamente cespecillo y arbustos).

Aparte, he estado liado pintando unas miniaturas a unos amigos, y eso va primero!

Por otro lado, y en vistas a posibles juegos futuros, estoy volcándome más en 6mm (mis Afrika Korps y las Ratas del Desierto), pintando una panda de soldados con los que jugar una partida introductoria a “I ain’t been shot mum!” (IABSM para los amigos). Tengo previsto profundizar un poco más en la idea de la partida en un post posterior, igual que en un par de minis que he estado pintando (un universal carrier y un Crusader II con imprimación base distinta).

Pero, por ahora, eso.
Que sigo vivo, y haciendo lo que puedo!

¡A divertirse!

Templo de Cthulhu (II)

¡Muy güenas!
Después de un finde divertidísimo en la feria medieval de Vitoria, y de recibir una (merecida) regañina por empezar temas y no cerrarlos, ayer me puse de nuevo de en marcha con el templo primigenio, concretamente con el obelisco.

Como comenté en el post original, entonces se me planteaban dudas sobre tamaño, disposición… Así que decidí hacer una especie de “borrador” con material de fácil acceso y sencillo de trabajar: espuma de embalaje.

Es un material ligero y fácil de cortar, pero su textura esponjosa y llena de poros lo convierte en un material inviable para el proyecto que tengo entre manos. Sin embargo, es perfecto para el apaño que pretendo.

A continuación, detallo los rápidos y sencillos pasos para crear tu propio obelisco-borrador:

  1. Coger el material de partida y obtener un rectángulo de 30x30x200 mm.

  1. Recortar los planos laterales para hacerlos inclinados y dar algo de gracia a la base.

Y ya tenemos un obelisco-borrador para hacernos a la idea. Reconozco mi estupidez al no situar una miniatura a su lado para que se viera fácilmente, pero debe tener una altura correspondente a cerca de 5-6 miniaturas de 28mm.

Pero claro, ya que me ponía a hacer pruebas… Decidí seccionar el obelisco en fragmentos y diseminarlos, como si se tratase de un monumento derrumbado por el paso de los siglos (aunque en los extraños evos, hasta la muerte puede morir, los obeliscos caen igual).

Debo reconocer que esta versión me convence casi más, por el aspecto ruinoso del asunto. Y porque, he de admitir, me acabo de imaginar a mis miniaturas de la Segunda Guerra Mundial de 6mm pasando por entre los bloques de piedra, y me mola mil.

Ahora sólo me queda repetir estos cómodos pasos en un material más bondadoso y visualmente mejor, como el poliestireno expandido, lo que me presenta una pega muy importante: no tengo herramientas para trabajar correctamente este material 😦

El poliestireno es un material genial para la escenografía (como todos sabréis, supongo), especialmente por su poco peso y la facilidad de manejo, si tienes las herramientas correctas, especialmente de cara a cortarlo. Para esta operación, lo ideal es emplear una sierra térmica, que calienta un hilo metálico y deja un corte limpio en este polímero.

Un aparato del que, lamentablemente, no dispongo. Y utilizar la cuchilla de modelismo que tengo (sale en las fotos anteriores) sólo va a conseguir que me cargue el proyecto.

Así que, lamentándolo mucho, voy a tener que poner en stand by la creación de obeliscos de poliestireno hasta consultar otras opciones y posibilidades…

A pesar de esta decepción, prometo volver a publicar pronto!

A disfrutar!

Campos cultivados para 6mm

¡Muy buenas a todos!

Ya se acabó el verano, y ya puedo volver a pintar sin que la pintura se seque en la paleta a mitad de miniatura. Los calores veraniegos no ayudan en ciertas ocasiones…

Y aprovecho mi regreso para plantear una línea alternativa más (sí, otra más), en esta ocasión, escenografía para mis minis de 6mm, y más concretamente, un campo de cultivo.

Antes de nada, he de decir que, aunque llevaba tiempo pensando cómo afrontar este elemento escenográfico, la idea definitiva me vino de un grupo de Facebook, “6mm wargames and terrain”, en donde un usuario llamado Mark Severin nos contó su idea respecto a la escenografía: fácil y barata. Y lo ejemplificó con un cultivo (acaba de colgar el tutorial en youtube, por cierto, dejo el link https://youtu.be/RBAuTL7eHjc).

Pero metámonos en faena…

Material

  • Base (yo usé cartón ya que era un “ensayo”, aunque presumiblemente vaya mejor la madera, y Mark utiliza plástico).
  • Cola blanca.
  • Arena (yo utilicé de playa, que había varias botellas olvidadas en mi terraza y no lo pude resistir).
  • Pintura marrón (para aquello de la tierra, vaya).
  • Líquen/Musgo de modelismo (para los setos que bordean el campo).
  • Cesped electrostático (yo utilicé dos tipos para comprobar qué daba mejor resultado)
  • Piedriñas (decorativo a tope)

 

Paso 1. Preparando la base

Dado que era un ensayo para determinar la relación resultado-esfuerzo del asunto, opté por utilizar cartón corriente y moliente (14 x 18 cm aprox), el de las cajas, y cubrí los bordes con cinta de carrocero para suavizarlos.

Lo siguiente fue añadir textura. Mark utiliza pintura de pared a mansalva, dejando pegotes que actúan a modo de texturizado. Como yo utilicé un spray, tuve que buscarme las cáscaras, y recurrí al viejo método de mezclar cola blanca y arena, sin que la cola pierda la fluidez, y la extendí con una varilla de madera (usar un pincel sería destrozarlo).

Y por último, pintar la base con el spray hasta obtener una capa uniforme.

Hasta ahora, ni tan mal. No se ha curvado el cartón y parece aguantar, la arena no se cae. Estoy gratamente sorprendido.

Para finalizar, le di un pincel seco con “Marrón Bestial” de la gama antigua de la guorchop (GW), que no sé hasta qué punto se aprecia, aunque en la vida real algo sí se nota…

Por ahora, resultado más que aceptable. Veremos qué pasa ahora…

Paso 2. Vegetación y naturaleza.

Aunque podría llegar a interesar no poner límites a nuestro cultivo (por aquello de hacerlo modular, y que pertenezca a una plantación mayor), en este ensayo decidí rodear de setos mis tierras. Para ello utilicé líquen de modelismo que fui pegando en el diámetro de la base, y añadiendo piedras en algún que otro lugar, para darle algo de alegría.

La apertura permite que tenga sentido la entrada de vehículos a efectos del juego, y a efectos del granjero que tenga un tractor…

Y una vez acabado el asunto decorativo, hay que poblar nuestro campo: líneas transversales de cola blanca y césped electrostático a muerte sobre ellas.

Puestos a probar, mezclé tipos de césped para comparar resultados, y creo que, aunque el formado por “pelitos” queda más realista y me hace mucha más gracia, la variedad más sólida destaca más.

¡Y aquí está el resultado final!

Fue atardeciendo a lo largo de la creación, a estas alturas tuve que encender la luz

La verdad es que he tardado apenas 1-1,5h (entre secado de pintura y cola) y el resultado es bastante vistoso. Además, las miniaturas quedan estupendamente.

Soldados polacos recorriendo los campos, fastidiando la cosecha al pobre agricultor…
Aquí se aprecian mejor los tipos de césped. El de detrás del tanque 7TP, granitos, se percibe mejor de lejos, mientras que el electrostático queda brutal a esta distancia.

Muy contento con esto, no descarto hacer un par más (esta vez puede que con edificación incluida, tipo granja).

Otra de las ideas que tengo (y probaré, y posiblemente edite esta publicación con el resultado) consiste en mezclar ambos: dar en primer lugar el césped tipo hierba y, una vez seco, poner puntos de cola blanca y depositar el césped granular encima.

Veremos.

¡A disfrutar!

Carro orco DIY (I)

Con aquello de centralizar ideas, trabajar con el obelisco de Cthulhu… Pues me he puesto a desvariar y he empezado otra cosa, no estaba inspirado por los Primordiales hoy. Como estamos a tope con KoW, me puse a pensar en cosas que podría necesitar para la próxima partida.

Y recordé mi “unidad de carros”. A diferencia de Warhammer Fantasy, en este sistema los carros se agrupan en unidades de tres, por lo que mi triste y solitario carro orco se quedaba… pues triste y solo. Afortunadamente, un amigo que dejó la parte goblinoide del juego me cedió sus miniaturas para que les diera uso, y había un carro.

Lo que me dejaba con dos carros, a falta de uno.

Y revisando las miniaturas disponibles más a mano con las que ya he trabajado (Games Workshop y Mantic), he visto que el carro orco de los primeros cuesta 24€, y la unidad de tres carros de los segundos, 29€.

Orruk Boar Chariot
Carro orco, invariable desde tiempos inmemoriales (24€)
Regimiento de carros de Mantic (29€)

Así que ni corto ni perezoso, me he puesto a hacer dibujillos y bocetos tontos para diseñar mi propio carruaje orcoide.

Bosquejos de ingeniería goblin

¿Material? He pensado dar salida a la madera de balsa de 2 mm de grosor, que compré/me regalaron hace tiempo porque me gusta el tacto (me encanta la madera) para las placas frontales, laterales y el suelo. Para la estructura soporte, me inclino por reciclar el plástico de las matrices.

Manos a la obra. Tomar medidas, dibujar piezas en la madera, y recortarlas…

Madera de balsa, medidas tomadas

He intentado dar textura a las tablas con un punzón, pero no sé qué tal saldrá el acabado. La foto es bastante lamentable, pero espero que se aprecie.

Imagen lamentable. Textura dada en las dos tablillas de la derecha.

Y una vez hechas las piezas principales, llega la parte orcoide de añadidos estructurales sin ningún tipo de sentido salvo para la mente de un orco, es decir: trozos de madera adicional sin utilidad real.

Planchas cuasifinales, con masilla decorando las “juntas”.

Y mientras descansaba de pegarme con la masilla amarilla, preparé una matriz para que sirviera de estructura y eje de ruedas, y al mismo tiempo diera algo de estabilidad al carro.

Finalmente, monté las tablas y añadí detalles de simbología orca (sacada de las matrices de plástico de la caja de guerreros orcos de Warhammer Fantasy).

La verdad es que tiene muy buena pinta (está feo que lo diga yo), incluso comparado con el carro orco original.

Estoy muy contento con cómo está quedando, así que le iré dando vidilla estos días, a ver si lo acabo.

Me está encantando este proyecto, la verdad, me ha motivado muchísimo y he visto que puedoooor! ¡Con todo!

Pensamientos sobre templo Cthulhulesco (I)

¡He güelto! Y he güelto bien cargado, como diría Cálico Electrónico.

Tengo los orcos navideños un poco parados, pero van poco a poco (fotaca de unidad en cuanto me acuerde) y estoy planteándome una inversión “seria” en 6mm para un ejército británico del norte de África (junto a su contrapartida alemana, de hecho), pero mi cabeza está a otra cosa, como dice el título.

Pues sí, en nuestro afán por KoW,  hemos decidido que tiene que haber escenografía EN el campo de batalla, no sólo ALREDEDOR del mismo. Y estuvimos hablando sobre qué hacer: grandes elementos de escenografía que decorasen el terreno (montaña con templo en la cima, por ejemplo), o pequeños elementos integrados en el entorno (una muralla, unas ruinas puntuales…).

Y alguien dijo “¿Y por qué no ambos?”

¿Por qué no crear un elemento de escenografía que ocupe toda la mesa hecho a partir de elementos puntuales? Así, en vez de luchar a los pies de un templo del Caos, el combate se desarrollaría DENTRO del templo del caos, o en el interior de una mina enana, o de lo que uno quiera.

Y charlando de todo un poco, y al haber presenciado Cthulhu nuestra primera contienda, y porque me encanta el Panteón lovecraftiano, me dije… ¿Un templo a Cthulhu?

Decidí re-documentarme, y acudí a “La llamada de Cthulhu” (tengo el ejemplar en inglés, así que traduciré como pueda), al tercer capítulo, cuando los hombres del “Emma” llegan accidentalmente a “la pesadillesca ciudad muerta de R’lyeh”. Allí, ven una ciudad “de vastos ángulos y superficies de piedra – superficies demasiado increíbles para pertenecer a algo correcto o propio de esta tierra, impío con terribles imágenes y jeroglíficos”. Al igual que en otras de sus hitorias, Lovecraft utiliza para hacer aún más ajenos y ominosos a los Primordiales frases como “grometrías anormales, no euclidea, proveniente de esferas y dimensiones alejadas de la nuestra”.

A él le queda estupendamente pero… ¿Cómo se hace un templo no euclideo con poliestireno expandido, madera de balsa y masilla?

También ojeé los tweets de @Necron0mic0n (https://twitter.com/Necron0mic0n), que lo descubrí no hace mucho y me encanta… Y saqué una imagen muy interesante, tipo Atlantis.

Imagen de R’lyeh

También saqué esta otra, que me hizo mucha gracia.

Pero volviendo al asunto, me decidí por empezar con algo sencillo, y que a la vez reaparece como recurso en las historias de Lovecraft: un monolito. La idea que fui dibujando es:

Tengo que trabajarlo más, ponerme a ello realmente… Y además, pensé que quedaría mejor derruido, caído y partido en un par de fragmentos. Seguiré desarrollando a ver qué se me ocurre!

Ya también tengo en mente hacer un carro orco de cero con madera de balsa… Un agosto repleto vaya xD

¡A disfrutar!

Baseando orcoides

 

Como colgué ayer, uno de mis principales proyectos goblinoides es dar un lavado de cara a mi “pequeño” ejército orco.

Sopesé varias opciones: repintar todo de nuevo unificando colores de ropaje (o al menos el mismo verde para la piel), introducir conversiones con motivos comunes, unificar simbología, tatuajes y estandartes…

Pero es un curro brutal y, sinceramente, no me atrevo a meterme.

Y entonces, curioseando blogs de amigos, encontré esta entrada, referente a preparación de bases.

https://fenixartesania.wordpress.com/2014/06/03/como-hacer-un-buen-efecto-hielo-en-una-miniatura/

Lo cierto es que, cuando empecé a pintar, no me veía capaz de dar un buen acabado a las bases de mis verdes, así que lo he ido posponiendo… y a día de hoy las peanas siguen siendo negras. Y me dije… ¿Orcos en la nieve?

Al ser un ejército orco, que va arrasando a su paso, y no suele pasar por prados tranquilos sin aplaztarlo todo, utilicé café molido de distintos colores y tamaño (no sé si merece la pena una entrada detallando esto, estando esta entrada güenísima de redtrombone en la que me inspiré, empleando café en vez de arena).

https://entropiaypegamento.wordpress.com/2015/10/13/escenografia-gravas-y-arenas-para-bases/

Primero pinté la peana con mi inmortal “Scorched Brown”, y para el terreno base utilicé la fracción fina de café “claro” molido sobre el que luego añadí la fracción gruesa de café “oscuro” para dar una apariencia más pedregosa y añadir contraste.

Base de trabajo con café claro fino y oscuro grueso

Y entonces me metí con la nieve. Tras ojear la entrada que comento, y otras tantas más, decidí inclinarme, al menos inicialmente, por el proceso más sencillote: cola blanca y bicarbonato encima.

Nieve01
Sí, son orcos azulados, es lo que ocurre al utilizar verde jade.

La imagen no es muy buena, lo sé. Pero como método, es rápido, sencillo, con un resultado aceptable para decorar rápido ejércitos, dotándolos de algo de personalidad.

Por supuesto, no pude contenerme, y me lancé al segundo tipo de nieve básico: mezclar cola y bicarbonato y depositar después. Por lo que pude descubrir (aunque iba sobre aviso) además del porcentaje de cada componente, influye muchísimo la agitación. De hecho, la primera vez agité demasiado y acabó tomando forma de grumos que se pegaban de mala manera en la miniatura.

Pegotes de nieve excesivamente agitados

Aunque estuve cerca de pasar del asunto, volvía intentarlo con mejores resultados

¡Mucho mejor aspecto!

La verdad es que aún no me he decidido sobre qué efecto me convence más. Quería investigar como afectan parámetros como relación cola-bicarbonato, tiempo de agitación, añadir un pelín de agua… He visto un tutorial en el que utilizan también espuma de afeitar, digamos que es un campo muuuuy amplio.

¡A disfrutar!

Proyectos

La verdad es que podría escribir miles de ellos, pero voy a centrarme en cosas más concretas y con continuidad.

  1. Miniaturas 28mm

Especialmente, mis omnipresentes e inacabados orcos de Warhammer Fantasy (antes de que se doparan en Age of Sigmar y pasaran a medir unos 4 m). Con la última partida introductoria de Kings of War (KoW en lo sucesivo), ha vuelto a cobrar sentido recuperar a mis pieles verdes para un épico Waaagh! a gran escala.

Despliegue de la horda orca y el contingente de enanos abisales (les espera mandanga de la buena) para la partida introductoria de KoW (1000 ptos)

 

Tampoco puedo olvidar un buen puñado de miniaturas sueltas de diversas marcas, épocas, orígenes… que tengo desperdigadas, como minis de ESDLA y Marines Espaciales sueltos. De estas, destacar un grupillo de Mutant Chronicles que quiero pintar como una banda pseudo futurista, y unos soldados japoneses de Wargaming Miniatures para Ronin, Torii y hasta KoW, como facción humana independiente, todo se andará.

  1. Miniaturas de 6mm

Imposible encontrarlo en España, y metido hasta la médula en 2ª Guerra Mundial por un amigo (entropiaypegamento.wordpress.com para más info), sencillamente me encanta. Es la guerra de verdad. No descarto entrar en época medieval e incluso napoleónica, pero por ahora tengo unas minis de Heroic&Ross y unos británicos de GHQ que pintar.

Tanqueta polaca TKS y dos peanas de infantería de IIGM (las bases tienen el tamaño de monedas de 2 cnt, son geniales)

 

  1. Escenografía

Variada, para todos los tamaños. Última contribución, unos setitos para 6mm.

Setos sencillotes: estropajo de madera, DIY

Y lo dicho, podría seguir, pero por ahora, quedémonos en esto.